Nova York con niños en cinco días

Qué ver, dónde comer y dónde jugar en Nueva York

Vista desde la terraza del Top of the Rock en Nueva York con el Empire State building de fondo - foto: YouMeKids

Recomendación para exprimir Nueva York en cinco días de la mano de los niños. Incluye parques infantiles, paradas para comer, zonas de picnic y atracciones familiares

Llegar a Nueva York, es como caer en medio de un gran decorado de película. Los taxis, los rascacielos, las paradas para comer un hot dog, el humo que sale de las alcantarillas… lo hemos visto decenas de veces en la pantalla grande … parece tan conocido, que incluso sorprende!

¡Y entonces te coge como una necesidad de ver todo y comerte la ciudad! Como el tiempo es limitado, hay que hacer elecciones y ajustarse a las necesidades de grandes y pequeños (y como no, a un presupuesto limitado!).

Aquí va nuestra recomendación para exprimir la ciudad en cinco días.

Día 1: Top of the Rock y Central Park en bici (nos comemos la ciudad!)

Volta a Central Park en bicicleta - foto: YouMeKids
Vuelta a Central Park en bicicleta – foto: YouMeKids

No hay mejor manera de hacerse una idea de la inmensidad de la ciudad de Nueva York, que subir al Top of the Rock, en el Rockefeller Center de Nueva York, el edificio promovido por la familia Rockefeller en los años 30 del siglo XX. Los niños quedarán boquiabiertos por la velocidad que el ascensor sube las 67 plantas, sobre todo porque el techo de cristal permite ver como “volamos”. En la planta 70 llega por unas escaleras mecánicas. Sólo unos cristales de cristal grueso nos separan de una visión de 360º sobre la ciudad. Y allí ante nosotros, como si nada, el Empire State, majestuoso.

Os convertiréis en auténticos newyorkino haciendo cola en los foodturcks para comer. En la 6th avenue entre la 52 y 53 street cerca del Rockefeller Center encontraréis desde hot dogs a comida vegana.

Y como vamos con niños, por la tarde toca una parte más activa. Descubrimos Central Park a golpe de pedal. Cada pocos metros hay un parque infantil con columpios, toboganes e incluso camas elásticas donde parar. Acabaremos el día haciendo un picnic en Central Park en la Arthur Ross Pinetum, un pinar con columpios y unas mesas de picnic junto a la gran zona césped en medio del parque conocido como Great Lawn.

-> descripción detallada del día 1

Día 2: Empire State Building, Puente de Brooklyn, Chinatown y Little Italy a pie (Nueva York de película!)

Vistes de Manhattan des del Pont de Brooklyn - foto: YouMeKids
Vistas de Manhattan desde el Puente de Brooklyn – foto: YouMeKids

Si pensáis en Nueva York, seguro que enseguida os salta la imagen del Empire State Building. Este edificio tan emblemático ha servido de decorado para un montón de películas. Así que una subida arriba de la torre vale la pena si estáis unos días en la ciudad.

Si váis con niños, dejádlos ver la escena de la película de 1933 en la que King Kong sube a la torre sosteniendo a su amada Ann de la mano. En la terraza superior de la planta 86, bastante estrecha, tendrá unas vistas de 360º sobre la ciudad con el imponente río Hudson de fondo.

Para comer, haced una parada en Joe’s Pizza (Broadway street), de camino a Times Square. Según los newyorkinos en este establecimiento tienen las mejores pizzas de la ciudad.

En la concurrida plaza de Times Square podéis tomar el metro hasta el puente de Brooklyn (Clark Street Station), otro clásico de la pantalla. Vale la pena cruzarlo con tranquilidad por la zona peatonal y disfrutar del skyline de Manthattan.

Desde el puente de Brooklyn caminaremos hasta el Littly Italy y Chinatown. Sabréis que se habéis llegado al barrio de origen italiano si véis las bocas de incendios pintadas de los colores de la bandera italiana. Al cruzar Canal Street ya estaréis en el barrio chino lleno de gente vendiendo falsificaciones de Gucci, Prada o Rolex. Si los olores de la comida china os despiertan el apetito, podéis cenar en el Canton Lounge (Mott Street, 70) donde encontraréis un buen menú cantonés.

Día 3: Estatua de la Libertad, Staten Island, Wall Street y Zona Cero (un poco de historia)

L'Estàtua de la Llibretat des del ferry a Staten Island - foto: YouMeKids
La Estatua de la Libretat desde el ferry a Staten Island – foto: YouMeKids

No se podéis marchar de Nueva York sin haber dedicado un rato a la Estatua de la Libertad, una de las primeras cosas que veían los inmigrantes europeos tras atravesar el océano Atlántico en busca de una mejor vida en América. Os proponemos disfrutar de las vistas del monumento desde el ferry gratuito que conecta Manhattan con Staten Island. Tendréis una magnífica visita del skyline de Manhattan así como de la Estatua de la Libertad y no perderéis 4 horas del día haciendo el tour guiado del crucero que se puede hacer eterno si va con niños.

Al llegar a Staten Island deberéis bajar del ferry, ya que no podéis quedaros en el barco para volver enseguida. Si sois amantes del cómic explorad la tienda de cómics Hypno-Tronic a pocos metros de la terminal. Encontraréis unas joyas inimaginables!

Al llegar de nuevo a Manhattan, os proponemos pasear hasta la Zona Cero pasando por las calles de Pearl Street, Williams Street y Stone street para descubrir los orígenes de la ciudad de Nueva York, inicialmente bautizada como Nueva Amsterdam. Encontraréis algunos edificios con aires holandeses en la zona. Y dsde aquí ya vamos hacia Wall street subiendo por Broadway. Intentaremos fotografiarnos en solitario con el toro de Wall Street, aunque es casi una tarea imposible. Pasaremos por la bolsa de Nueva York y pararemos en el cementerio de Trinity Church con más de 300 años de antigüedad. Aquí, como si se tratara de una gincana, podéis jugar con los niños a encontrar la tumba más antigua del recinto, buscar el lugar donde descansa el primer editor del diario de Nueva York o descubrir la tumba de Charlotte Temple, un personaje de ficción.

Acabaremos el recorrido en la zona cero. En el lugar donde estaban emplazadas las torres gemelas, encontraréis ahora dos piscinas gigantes con unas enormes cascadas en recuerdo a los atentados del 11 de septiembre de 2001. A pocos metros se encuentra el One World Trade Center, el edificio que sustituyó la función de las torres gemelas. Si cogéis el ascensor hacia el mirador de la planta 102, descubriréis (en 47 segundos que dura el trayecto) la transformación de la ciudad de Nueva York desde el sXVII hasta lo que es hoy.

Si tenéis hambre, podéis hacer una parada en el Essex World Café. Encontraréis todo tipo de bocadillos, sopas, platos calientes y postres a un precio muy asequible.

Día 4: Intrepid Museum y Cony Island (volvemos a ser niños!)

Conny Island des del passeig amb el Wonder Wheel de fons - Foto: YouMeKids
Cony Island desde el paseo con el Wonder Wheel de fondo – Foto: YouMeKids

Si pensabais que nos iríamos de Nueva York sin visitar la playa o disfrutar como niños todo un día, vaís bien errados. Para el cuarto día tenemos reservado un día lleno de emociones.

Por la mañana vamos al muelle 86, a orillas del río Hudson, para visitar el museo flotante Intrepid. Aquí grandes y pequeños podrán pasear por los pasillos estrechos de un submarino de combate, sentarse en la cabina del capitán de un portaaviones y ver de cerca el transbordador espacial Entreprise.

En el hangar del portaaviones hay un impresionante espacio interactivo llamado Exploreum o donde los pequeños pueden subir a bordo de un helicóptero de Bell 47, dirigir las alas de un avión, acostarse en una camilla, como si se tratara de una cama durante seis meses en el mar o usar unos guantes como si fueran astronautas al espacio que deben reparar un radar.

A la hora de comer va siendo hora de probar las famosas hamburguesas americanas! A poca distancia del Intrépid en el barrio de Hell ‘s kitchen encontraréis el 5 Napkin Burger. Las hamburguesas están para chuparse los dedos!

La digestión la hacemos durante los 40 minutos de trayecto que tenemos en metro hasta  Cony Island, una península en el extremo sur Brooklyn con una gran playa. Ideal remojaros al Océano Atlántico o jugar a los diferentes parques infantiles con columpios y toboganes que encontraréis a lo largo de los 4,8 km de playa. Pero en Cony Island también encontraréis un parque de atracciones con algunas de las atracciones más clásicas y antiguas de Estados Unidos como el Wonder Wheel o el Ciclón. Y si habéis visto la película Big con Tom Hanks, seguro que disfrutaréis cuando veáis a Zoltar predicando el futuro en el parque de atracciones.

Aquí también podréis probar el hot dog clásico de Nathan’s con sauerkraut (col agria) y mostaza. Todo un clásico que desde 1916 no ha cambiado ni la receta ni la ubicación de su primer local en la ciudad

Día 5: High Line Park y el mercado local de Chelsea Market (oasis en medio de la ciudad)

Chelsea Market, el mercat urbà amb encant industrial de Nova york - Foto: YouMeKids
Chelsea Market, el mercado urbano con encanto industrial de Nova York – Foto: YouMeKids

¿Qué pensáis de pasear por la vía verde de Nueva York? En los años 30 se construyeron unas vías elevadas de tren para transportar mercancías por el distrito industrial de Manhattan sin tener que pasar por la avenida. Hoy esos 2,3 km de vías se han convertido en un parque elevado, ejemplo de cómo una ciudad puede recuperar un espacio industrial y convertirlo en un oasis de tranquilidad lleno de vegetación y bancos desde donde observar algunos de los enclaves más conocidos de la Gran Manzana como la Estatua de la Libertad o el Empire State Building, el río Hudson o el distrito financiero de Manhattan.

La gracia del parque es que la vegetación se inspira en las plantas que crecían antes de que fuera un parque. Por eso encontraréis más de una docena de entornos diferentes, cada uno adaptado al microclima específico de sol, sombra, agua y viento creado por el paisaje urbano que la rodea. Además de ser un lugar genial donde desvanecerse de la gran ciudad, siempre hay alguna actividad cultural o social en marcha. Si vas con niños pequeños que quieren correr un rato, acercaos a la extensión de césped situada en la calle 23 donde podrá hacer un picnic o jugar un rato.

Y no se preocupéis si lleváis cochecitos o una silla de ruedas, todo el parque es accesible gracias a los accesos con ascensores.

Al finalizar la visita, no dejéis de pasear por la Chelsea Market. ¿Sabías que antiguamente había sido la fábrica de galletas donde se hacían las galletas Oreo? Si sois buenos observadores, encontraréis dibujos y referencias en las paredes de esta fábrica reconvertida en mercado urbano. Hoy en día es un lugar con encanto industrial particular donde comer bogavante (hay una pescadería enorme con zona de restaurante para degustar el producto), una crepe de chocolate, rebuscar entre libros o descubrir el modelitos de moda.


Tambien os puede interesar: Trucos para viajar a Nova York con niños con consejos de cómo evitar colas, ahorrar en las entradas o mover os por la ciudad.


 

Catalán

Sobre Barbara Vastenavond 489 Articles
Historiadora del Arte, gestora cultural y madre de dos niños. Convencida de que cada experiencia que vivimos enriquece nuestra vida. Explorar, tocar, viajar, sentir... es la mejor herencia que les puedo dejar. Creadora de YouMeKids y coautora de la colección de guías “Excursions amb nens des d'una àrea de pícnic” .

Comenta

Deja un comentario

Tu -mail no será publicado.


*