¡El frío no puede con los YouMeKiders valientes!

Kedada otoño 2016 - Bosque de Poblet

Primer día de frío … ¡frío del bueno! Parece que el otoño ha llegado soplando un aire helado. Pero esto no ha asustado la cincuentena de YouMeKiders que han llenado el aparcamiento del área de recreo de Castellfollit para ir a buscar setas pintadas. ¡La Kedada de otoño de los YouMeKiders promete!

Tras el primer recuento nos ponemos en marcha. Enseguida entramos en calor, porque la subida no se hace esperar. Con un pequeño esfuerzo llegamos a la primera seta pintada. Es un Pie de Rata. Desde antes de llegar ya se oyen gritos de los pequeños: “ya la veo … ya la veo”. De uno en uno hacen parada en el bloque de madera desde donde hay  la mejor perspectiva de la seta. ¡Las cámaras no paran de hacer fotos! Tranquilamente vamos subiendo para ver  el hongo de la muerte. Allí los más observadores encuentran la calavera pintada en el árbol que nos recuerda que esta seta es venenosa!

El sendero sigue subiendo. A medio camino hacemos una parada para beber agua y coger fuerzas. Con las pilas cargadas, vamos a por los cuatro setas que nos faltan. Cuando llegamos al huevo de rey, una de las setas con más alto valor culinario, los “oohhs” y “aahhs”se  intensifican. ¡Qué seta más vistosa!

A partir de este punto, iniciamos el camino de vuelta por la pista. Hace bajada y todos vamos más ligeros. Topamos con la negrilla y el apagallums. Terminamos el ciclo con un clásico: el rovellón. En todos hacemos parada con sesión de fotos obligatoria. ¡Y es que la ruta tiene mucho encanto!

Llegamos al área de picnic con hambre y buscamos un rincón con sol para comer. Los niños comen a toda velocidad para poder subir a los columpios, el tobogán y la ruleta donde pueden girar hasta la saciedad (si el mareo no los detiene antes!). Cuando los adultos empezamos a convertirnos en cubitos de hielo, decidimos ir a la Espluga de Francolí a tomar un café bien caliente, antes de coger la máquina del tiempo y aterrizar en la prehistoria.

En la Cueva de la Espluga aprendemos un montón de cosas. ¿Sabías que los hombres prehistóricos ya usaban mapas? No tenían google maps, pero si unas piedras donde dibujaban la ubicación de sus campamentos. También descubrimos qué herramientas utilizaban para cazar y ponemos en práctica el arte rupestre. Y por último, entre todos montamos una cabaña nómada.

Quizás hemos pasado un poco de frío, pero nos lo hemos pasado en grande.

Catalán

Sobre Barbara Vastenavond 430 Articles
Historiadora del Arte, gestora cultural y madre de dos niños. Convencida de que cada experiencia que vivimos enriquece nuestra vida. Explorar, tocar, viajar, sentir... es la mejor herencia que les puedo dejar. Creadora de YouMeKids y coautora de la colección de guías “Excursions amb nens des d'una àrea de pícnic” .

Comenta

Deja un comentario

Tu -mail no será publicado.


*