Flandes con niños en seis días

Bélgica

Excursiones, actividades y propuestas alternativas para visitar esta región de Bélgica en familia

Coged las bicicletas y dejaos llevar por caminos planos y poco transitados, bordeando canales en Brujas, hasta un viejo molino de harina en el que, si el tiempo acompaña, podréis ver cómo se muele todavía hoy el grano aprovechando una energía renovable tan antigua como el viento. En Historium, un centro de interpretación totalmente adaptado a las familias con niños, cogeréis la máquina del tiempo para aterrizar en la ciudad de Brujas en 1435.

Schellemolen - Foto: YouMeKids
Schellemolen – Foto: YouMeKids

Subid al tren y bajad en la Estación Central de Amberes, una de las ‘Catedrales de trenes’ más hermosas del mundo, para pasear por Pelikaanstraat, entre comerciantes de diamantes de la comunidad judía jaredí, hasta la única fábrica de cerveza que queda en activo en esta ciudad. Poneros al volante de una furgoneta de reparto y probad el mosto de malta tostada, antes de que los azúcares se transformen en alcohol y se convierta en cerveza. ¿Dulce, cierto?

En De Koninck descubrimos como se hace la cerveza -Foto: YouMeKids
En De Koninck descubrimos como se hace la cerveza -Foto: YouMeKids

En Gante, meteos en uno de los barcos que recorren los canales de la ciudad que vio nacer a Keiser Karl (Carlos I, en España), bordeando los imponentes muros de piedra del Gravensteen, el enorme castillo medieval que parece sacado de una película, entre amarres de edificios de antiguos gremios y largos túneles y puentes de leyenda.

¿Os gustan los comics? En Bruselas descubriréis por qué Bélgica es una de las cunas mundiales del strip (en neerlandés) o la bédé (en francés). En esta ciudad bilingüe y cosmopolita situada en territorio de Flandes (pero con un estatus administrativo especial) os proponemos una ruta por sus calles en busca de Tintín y el capitán Haddock subiendo por la escalera de incendios de un edificio, de Lucky Luke vigilando unos Brusselse wafels (gofres de Bruselas) cerca de Manneken Pis o de un comic dentro de un comic en el patio interior del café a “La Fleur en papier Doré“, donde Hergé (el creador de Tintín) y otros artistas se reunían cada tarde para hablar de arte.

La ruta del cómic en Bruselas - Foto: YouMeKids
La ruta del cómic en Bruselas – Foto: YouMeKids

Flandes está llena de ciudades con historia y muchas historias, pero también de tradición agrícola y naturaleza desbordante. Un paseo por Bokrijk os transportará hasta otras épocas en las que los techos de las casas eran de hierba y los rebaños de ovejas paseaban por las calles de los pueblos. ¿Es eso un carro tirado por perros? ¡Mirad cómo esa cerda amamanta a sus lechones! ¿Queréis probar a hacer de alfareros un rato? ¿A trabajar el cuero? ¿A amasar y hornear pan?

Bokrijk - Foto: YouMeKids
Bokrijk – Foto: YouMeKids

Si vais a convertiros en granjeros flamencos, tendréis que cambiar vuestro calzado por unos buenos zuecos de madera. En Bokrijk encontraréis artesanos, que trabajan la madera hasta crear obras de arte decoradas con mucho gusto por el detalle, pero en el Museo de los suecos en Laakdaal encontraréis un museo entero dedicado a los zuecos. No es un museo cualquiera. Calzad un par de estos zapatos de madera e intentad pasar por el circuito de obstáculos: no es fácil andar con ellos, ¿eh?

Pero si queréis naturaleza, no os perdáis Bosland, el bosque más grande de Flandes, un lugar mágico en el que podréis pasear a pie o en bicicleta en busca de rincones únicos. ¿Dunas de arena naturales y una playa de agua dulce en medio de un bosque? ¡Aparcad las bicicletas y daos un chapuzón!

Bosque mágico en Bosland - Foto: YouMeKids
Bosque mágico en Bosland – Foto: YouMeKids

En Bélgica a veces llueve, sí. De hecho, a menudo. ¿Cómo iba a estar tan verde, si no? Pero no os inquieteis por eso. En Flandes saben convivir con la lluvia. Así que, vayáis donde vayáis, siempre habrá una actividad a cubierto. Por si acaso, ahí va una propuesta para una mañana cien por cien pasada por agua: Technopolis en Malinas. Estaréis secos, y encima despertareis vocaciones científicas.

¿Hay hambre? Mejillones, chocolate y patatas fritas son los clásicos aquí para una comida completa, un tentempié o un simple capricho a media tarde. Pedidlo en neerlandés: mosselen (mejillones) natuur (al natural) o met wijn (con vino), pralines (los bombones rellenos en los que los belgas son maestros) o un simple cucurucho de frietjes (patatas fritas) a pie de calle, en cualquiera de los fritkot (como nuestras churrerías, pero con patatas fritas, salchichas y todo tipo de acompañamientos) que hay por toda Flandes. Por supuesto, frietjes… met mayonnaise. Con mayonesa, sí. El ketchup, para los americanos.

Los ingredientes del "broodje" - Foto: YouMeKids
Los ingredientes del “broodje” – Foto: YouMeKids

¿Más hambre todavía? No os perdáis la oportunidad de probar uno de los completos bocadillos que os prepararán a vuestro gusto. ¡Se llaman broodjes y están buenísimos! Para los mayores: no dejéis de acompañarlo con una cerveza pils bien fría. Pedidla como toca: een pintje, alstublieft! (una caña, por favor). Buen provecho.

Dicho lo cual… ¡dejaos llevar y disfrutad de la experiencia!

Cómo moverse en Bélgica

Si vais a ciudades grandes optad por el tren, ya que las autopistas van muy cargadas y llegar se os puede hacer eterno. Los trenes en Bélgica son muy puntuales. El Rail Pass, un bono de 10 viajes que puede ser utilizado por varias personas a la vez, tiene un coste de 77 euros (en 2017) con lo que el viaje sale a 7,7€. Los fines de semana podéis aprovechar la tarifa “Weekend” que ofrece un 50% de descuento en el billete de vuelta. Niños hasta 11 años acompañados de un adulto viajan gratis en el tren. Perros y gatos pueden subir al tren con bozal o en caja y pagan 2,5€.

En las ciudades os podéis mover en autobús. El ticket de 10 viajes es válido en toda Bélgica y por tanto no debéis preocuparos de comprar un billete en cada ciudad que visitéis. Cada viaja sale a 1,5€.

Catalán

Sobre Rafael Servent Arracó 17 Articles
Pare d'en Rafel i la Queralt. Periodista. M'agrada estar al cas del que passa en aquest món, entendre-ho i explicar-ho. Quan se'm fica al cap conèixer alguna cosa, mai en tinc prou. Com tants dels que vam tirar pel grunge, ara m'he passat a l'indie folk.

Comenta

Deja un comentario

Tu -mail no será publicado.


*